Llegó la menopausia y con ella ¿LA JUBILACIÓN DE MI VAGINA?


Como hemos dicho más de una vez, la menopausia es una etapa en la vida de cualquier mujer. Una etapa, no un drama. Mucha es la información que sabemos sobre ella, pero ¿estamos seguras de que esta información es veraz, correcta y para nada exagerada?


Hoy os contamos qué sucede con nuestra supercompañera al embarcarse en esta nueva etapa vital en toda mujer.


Una de las consecuencias de la menopausia es que nuestra vagina siente la disminución de estrógeno. Esto significa que los tejidos vaginales pierden grosor y los labios íntimos serán menos carnosos. Por eso muchas mujeres dicen que su vagina empequeñece en la menopausia.


Con los años, el interior de nuestro órgano íntimo se vuelve más fino y suave. Las arrugas en el interior de la vagina permiten que se cree una mayor fricción y al ir desapareciendo nos da la sensación de menos placer en las relaciones sexuales.


Otra consecuencia de esta etapa es que el vello púbico empieza a desaparecer.

¿Y creéis que es esto es el fin?


NO, no es el fin. Podemos prevenir estos efectos menopáusicos con un toque de placer. Los orgasmos son uno de los grandes “tratamientos” preventivos (¿Veis? no es todo malo). Está demostrado que la estimulación vaginal y las relaciones sexuales mantienen la elasticidad vaginal, porque fortalece los músculos y un mayor torrente sanguíneo en los tejidos evitan consecuencias mayores como la falta de lubricación.


Ahora ya sabes que tu vagina no tiene porqué jubilarse en esta etapa. Ella sigue funcionando pero a su ritmo. Como buen órgano íntimo, necesita de tu delicadeza y mimo para estar siempre en condiciones óptimas. Ayúdala con productos adecuados y pensados expresamente para esta etapa, Palomacare es un buen ejemplo de ello. La menopausia es una etapa, no un final. Y como siempre, acude a tu ginecólogo ante cualquier duda.


Volver al Blog


Lo más reciente
Archivo
Tags
No hay tags aún.