Microbiota y salud vaginal


Salud Vaginal: es el estado de la vagina que mantiene las condiciones fisiológicas adecuadas a la evolución de la edad de la mujer, que no produce sintomatología local, y permite una vida sexual satisfactoria.


La vagina constituye un ecosistema complejo y dinámico en equilibrio gracias a los mecanismos de defensa naturales de la mujer, y a la microbiota natural de la vagina que en muchas ocasiones se ve comprometido y sufre cambios en la estructura y composición, influenciada por factores tales como la edad, ciclo menstrual (menstruación), embarazo, lactancia materna, métodos de control de natalidad, práctica sexual y hábitos de higiene íntima.


Entre los mecanismos de defensa natural podemos citar:


- Anatomía de la vulva y la vagina.

- Moco cervical.

- Microbiota Vaginal.

- Condiciones del huésped e Inmunidad.


Microbiota vaginal: La microbiota (antes llamada flora) vaginal hace referencia a la comunidad de microorganismos vivos residentes en la vagina. Varía según la etapa de la vida de la mujer. El ecosistema vaginal se establece durante un número de años.


La microbiota puede ser:


- Autóctona, caracterizada por aquellos microorganismos que colonizan la vagina durante un período prolongado y pueden participar en las funciones fisiológicas del órgano.


- Transitoria, que presenta fluctuaciones continuas en su población relacionadas con la propia fisiología.


Su papel es de especial interés, está formada por multitud de microorganismos, en su mayoría Lactobacilos que van a mantener un pH ácido, cambiante según sea la edad: prepubertad, fértil, embarazo o menopáusica y el momento del ciclo menstrual. Estos lactobacilos van no solo a colonizar la vagina e impedir el establecimiento o la proliferación excesiva de microorganismos potencialmente patógenos, sino que van a tener otras acciones como:


- Producción de sustancias antimicrobianas como ácidos orgánicos, peróxido de hidrógeno, agentes tensioactivos o bacterocinas.


- Biosurfactantes modificadores de la adherencia de los patógenos al epitelio (intestinal, vaginal) que bloquea la colonización de patógenos.


- Inmunomodulador.


- Desplazamiento de patógenos.


- Coagregados con los patógenos.


- Reducción pH.


A pesar de estos mecanismos, la microbiota vaginal a veces es desplazada por microorganismos patógenos, asociados con el desarrollo de la vaginosis bacteriana, vaginitis por Candida sp., tricomoniasis e infecciones del tracto urinario inferior. El efecto mutualista de los lactobacilos sugiere que la presencia de estos microorganismos podría regenerar el ecosistema vaginal, evitando así las recaídas asociadas con el tratamiento de la infección.


Volver al blog


Lo más reciente
Archivo
Tags