El pipí de después y sus beneficios




A los pocos minutos después de un maravilloso acto sexual, nos entra unas fuertes ganas de orinar y pensamos: “¡¿Ahora?! Con lo bien que estoy aquí abrazadita a mi pareja” .


Debemos escuchar a nuestro cuerpo y si él quiere, pues vamos al aseo y complacemos sus necesidades. ¿Pero por qué deberíamos romper el romántico momento “post-pasión” para hacer un pipí?


En la relación sexual, muchos seres microoscópicos de la zona genital y el recto pueden acumularse en la uretra. Está demostrado que muchas infecciones urinarias femeninas vienen debido a este hecho. Por ello, orinar tras el sexo tiene su importancia.


Porque, en el caso de las mujeres, la única manera de expulsar todas las partículas que se introducen por la penetración es a través de la orina, ya que la eyaculación femenina no se hace a través de la uretra, como es en el caso de los hombres.


Los expertos aconsejan llevar a cabo esta práctica antes de los 45 minutos tras el acto sexual. Un sencillo gesto que nos aportará grandes beneficios y ayudará a combatir contra infecciones. Cread esta rutina y os ahorraréis muchos quebraderos de cabeza en un futuro.


Volver al blog


Lo más reciente
Archivo
Tags
No hay tags aún.