Una ducha diaria es "too much" para mi vagina.


Nos encanta el aroma que desprendemos tras cada ducha. Pelo sedoso, piel suave y un relax en el cuerpo digno del mejor masaje. Pero nuestra zona íntima necesita un cuidado especial.

¿A qué utilizas una crema para el cuerpo, otra para la cara y una para las manos? Pues con el lavado íntimo debemos hacer lo mismo. Un momento que, a partir de hoy, esperamos que tratéis de un modo más especial.

Primero de todo, una idea que debéis grabar en vuestra mente es: 10 de cada 10 ginecólogos, no recomienda las duchas vaginales.

¡Amén! El lavado íntimo debe ser superficial, centrándonos en la vulva, los labios y el clítoris. Lavarse en exceso, y con los productos inadecuados, cambiará nuestro pH vaginal. En el interior de la vagina, también encontramos el moco cervical, encargado de que la vagina pueda limpiarse por sí sola y de forma natural.

Es paradójico poder sufrir infecciones y alteraciones por el lavado vaginal, incluso si piensas hacerlo después de la relación sexual ¡no lo hagas! Solo conseguirás perjudicarte.

En caso de preocupación por olor, escozor, picor… Acudid al ginecólogo, para que os indique el producto adecuado y la mejor manera de solucionarlo. Nosotras somos de buscar lo mejor para nuestra higiene íntima, seamos precavidas y no exageradas. Cuando cuidéis el lavado íntimo tan bien como el del resto, agradeceréis haber introducido esta rutina en vuestras vidas.

Volver al blog

#Palomacare #Higieneíntima #Duchavaginal #Duchadiaria #ducha #Lavadoíntimo #Natural #Productovaginal #hábito #Hábitofemenino #Lavado #Toomuch #vaginal #BlogPalomacare #Zonaíntima #Cuidadoespecial

Lo más reciente
Archivo
Tags
No hay tags aún.